Tres reglas para que tus cactus estén siempre preciosos

Para la gente que no tiene mucho tiempo que dedicarles a sus plantas, los cactus son perfectos, ya que son muy bonitos y no necesitas excesivos cuidados. Pero, esto no quiere decir que los cactus no puedan pudrirse al tener falta de cuidado. Vamos a conocer porque puede pasar esto.

¿Cómo mantener vivo nuestro cactus?

Hay tres reglas bastante sencillas para lograr que nuestro cactus se mantenga sano y hermoso para siempre:

  • Durante sus meses de reposo, normalmente en otoño e invierno, no los riegues, no le hace falta nada.
  • Cuando toque regarlos, hazlo generosamente, ellos lo administran.
  • Hasta que la tierra esté totalmente seca, no vuelvas a regarlos, el exceso de agua puede suponer su muerte.

¿Cómo tener un cactus de revista?

Ya sabemos cómo conseguir que tu cactus se mantenga sano en unos sencillos pasos, pero veamos qué podemos hacer para que florezca y luzca maravilloso:

  • Necesitamos dotar a nuestra planta de un sustrato adecuado y con un sistema de drenaje que libere el exceso de agua. Es bueno añadirle al sustrato un árido de cobertura para que los riegos aguantes mayor cantidad de tiempo, además de proteger a la planta de hongos e infecciones. Se puede ampliar también con microorganismos capaces de ayudar a las raíces a crear “micorrizas”, como bacterias.
  • En su etapa de crecimiento, es bueno suministrar a la planta especialmente nutritiva para su comienzo. En la etapa de floración, también se puede estimular su crecimiento con nutrientes específicos. Es bueno que, al final del verano, se le dé un estímulo extra de nutrientes para preparar a nuestro cactus para las estaciones con temperaturas húmedas y frías que le siguen.
  • Algo esencial para los cactus es la luz. A casi todas las variedades les viene perfecto un par de horas diarias de luz solar directa en las épocas más calurosas del año. El resto del tempo permanecen en reposo.
es_ESEspañol